OSSWEBS Blog

Comparte en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¿Quieres trabajar con nosotros?

Únete a nuestro equipo de Aliados Comerciales

Responsabilidad ecológica de las empresas

La responsabilidad ecológica de las empresas puede definirse como el conjunto de sistemas de producción más limpios y sanos llevados a cabo por esas mismas empresas (públicas o privadas) con el fin de reducir su impacto hacia el medio ambiente en el espacio donde desarrollan sus actividades de producción.

Esto contribuye a mejorar la calidad de vida de los habitantes de sus alrededores.

Sin embargo, pese a los grandes avances obtenidos en cuanto a la responsabilidad social (de las empresas), existen muchas de ellas que se cierran o se niegan a ser parte de uno de los principales objetivos organizacionales en el mundo: contribuir al cuidado y protección del medio ambiente.

Ser una empresa “responsable con el ecosistema” es evaluar y/o considerar todos aquellos impactos ecológicos que pueda generar la producción y operación de la misma.

Las personas que forman parte de la directiva (o al menos que posean cargos de alto rango) en una organización, independientemente de su temática o del área a la que se dedique, pueden, e incluso deben, enfocarse en la ejecución de prácticas ambientales totalmente libres de daños o bien, en una producción más limpia.

Este enfoque garantizará, por tanto, el desarrollo en muchos sentidos a las futuras generaciones.

Son muchos los problemas ambientales que han cobrado importancia debido a las práctics inadecuadas dentro del sector empresarial, y esto no es de ahora; ya tiene muchísimo tiempo.

El consumo de energía y agua, la gran cantidad de desperdicios sólidos producidos, las emisiones de dióxido de carbono (CO2), el uso de material reciclable, el impacto ambiental sobre la cadena de producción, etc.

Sin embargo, la bien llamada responsabilidad ambiental empresarial es, en la actualidad, más que una iniciativa de reciclaje y de conservación de la energía.

Algunas empresas europeas, norteamericanas y asiáticas ya han estado trabajando, desde hace mucho tiempo, en el hecho de mostrar una clara tendencia hacia el desarrollo sustentable (en lo que a aspectos ambientales se refiere).

Las compañías exitosas en el mundo, según algunos resultados que arrojan diversas estadísticas, serán las que seguirán favoreciendo al mejoramiento de su entorno ambiental, no sólo cumpliendo las respectivas normas jurídicas, sino aplicando métodos conscientes para mejorar las actividades productivas, buscando de esta forma alternativoas tecnológicas con las que el daño ambiental sea reducido a su mínima expresión.