OSSWEBS Blog

Comparte en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¿Quieres trabajar con nosotros?

Únete a nuestro equipo de Aliados Comerciales

Ocho leyes de una buena idea para emprender o trabajar en cualquier tipo de negocios

Toda buena idea tiene sus leyes o fundamentos. Y son esas las bases que nos permitirán deducir si al final es viable montarnos en el tren del emprendimiento propio, tener participación en algún tipo de proyecto / negocio de un tercero, o simplemente desistir.

Por esa razón es importante hacer un análisis de cada una de estas leyes, pues todos queremos alcanzar el éxito. Y para ello, necesario es saber si vamos a emprender en el rubro correcto, si trabajar en la empresa de otro(s) es una opción, o si la idea no logrará calar como se espera.

Thinking concept

Entonces, para considerar buena una idea, esta debe:

Ser simple

Las buenas ideas tienen que ser fáciles de explicar, así como también fáciles de entender.

Ser vertical

Una buena idea siempre debe procurar abarcar una sola temática, ya que, si extiende su propósito a más de una tarea, puede que no funcione.

Ser transparente

Un proyecto que te cause la sensación de que algo esconde o de que no es 100% honesto, no puede ser considerado una buena idea. ¡Marca distancia!

Ser posible

Cuando una idea es buena, se percibe el éxito de ésta. Por lo cual, no necesitas convencer a las demás personas de que sí funcionará.

Solucionar un problema

Las buenas ideas, por lo general, tienen entre sus múltiples propósitos mejorar la vida de las personas. Explicado de otra forma, vienen cargadas de utilidad.

No depender 100% del dinero

Las ideas que requieren de grandes cantidades de dinero para arrancar, no siempre son buenas. De hecho, las que verdaderamente lo son, comienzan a ocurrir. ¡Simple!

Tener un buen cerebro detrás

Las personas preparadas e inteligentes siempre apuestan por las mejores ideas. Esas que saben que con seguridad funcionarán. Así que, lo primero que debes saber, es quién está detrás de todo el proyecto.

No ser el pasatiempo de nadie

Las buenas ideas logran que todos los involucrados le pongan empeño y corazón. Si la toman como un simple pasatiempo, entonces la creen una buena idea.

Y no lo olvides… ¡Siempre hay buenas ideas! La diferencia está en la forma en cómo son trabajadas para que trasciendan…