OSSWEBS Blog

Comparte en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¿Quieres trabajar con nosotros?

Únete a nuestro equipo de Aliados Comerciales

Así es como puedes crear una oferta ¡realmente tentadora!

Una oferta, por mucho, está muy lejos de ser ese proceso en el que se selecciona un producto al azar, se le reduce el precio durante un tiempo determinado (preferiblemente corto) y se anuncia para que las ventas aumenten de una forma arrolladora y quede tu stock vacío.

¡No!

El mecanismo para elaborar una oferta, y que de paso, sea realmente tentadora, requiere de ciertos puntos claves a tomar en cuenta para que tenga éxito y, en lugar de pérdidas, genere ganancias, nuevos clientes y un futuro prometedor para tu marca o compañía.

Ahora te preguntarás, ¿cuáles son esos puntos claves?

¡Presta atención y toma nota!

Verosímil

Además de tener una explicación base que la represente, tu oferta debe ser 100% creíble.

Precio

Nunca olvides hacerle ver y entender al cliente que tu producto o servicio vale muchísimo más que el precio establecido para la oferta.

Valor agregado

Un producto de más o un servicio extra que acompañe y adorne la oferta, la hará prácticamente irresistible.

Urgencia

Procura, a través de ella, que los posibles clientes se “apuren”; es decir, cuando empleas frases como: “Oferta válida sólo por esta semana”, despertarás interés y urgencia en gran parte de los consumidores.

Alternativas

Se recomienda mostrar, junto a la oferta, un par de productos más a fin de que el cliente sienta que tiene más alternativas. Pero sólo pocos, no más de tres.

Garantía

Bríndales la seguridad a los clientes de que, ante cualquier riesgo, ¡hay una garantía excepcional e infalible!

“¡Quedan pocos!”

Es la frase por excelencia que debes utilizar para que los clientes adquieran esa especie de “temor” de que se quedarán sin su producto, y así procederán rápidamente a realizar la compra.

Fíjate en la necesidad

Las ofertas, por lo general, deben ir dirigidas a ese grupo de personas que sienten una necesidad. De esa forma no sólo ayudas a la clientela, sino que también vendes más…

Despierta el deseo

Sólo una oferta tentadora e irresistible es la estéticamente perfecta para despertar el deseo de los clientes (potenciales y fijos).

¡Comienza a trabajar en la idea…!