OSSWEBS Blog

Comparte en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¿Quieres trabajar con nosotros?

Únete a nuestro equipo de Aliados Comerciales

Lograr que los niños hagan uso de la tecnología correctamente, ¡es factible!

Para nadie es un secreto que la tecnología llegó con el fin de simplificarnos la vida y que, por esa razón, se ha convertido en nuestra aliada del día a día. Explicado de otra forma, dispositivos a los que ya solamente les hace falta hablar, se han vuelto parte de nuestra cotidianidad para hacernos la “tarea” mucho más fácil. Y vaya que ésta representa una gran ayuda.

Sin embargo, no debería ser motivo de peso para que, tanto nosotros como nuestros hijos, hagamos uso indebido de la misma aun cuando estemos conscientes de que, con el transcurso del tiempo, el grado de comodidad que podemos alcanzar gracias a ella, nos llevará a otro nivel.

Pero ¡ojo! Debemos tener presente que, donde todo es “castillos y rosas”, también existen realidades que debemos asumir y saber manejar. Y en estos tiempos en los que los niños nacen “con una tabla en la mano”, como cita el refrán, el cuidado y las precauciones deben ser mayores.

Por lo tanto, podemos lograr que los niños hagan uso de la tecnología correctamente:

-Estableciendo normas y límites de uso claros y firmes que ayuden a nuestros hijos a hacer un uso adecuado de las pantallas. Estos deben referirse al tiempo de uso y al tipo de contenidos o aplicaciones a los que pueden acceder.

De hecho, sería conveniente la implementación de controles parentales a los dispositivos tecnológicos.

-Enseñándoles a usar Internet y las TICs con responsabilidad, con respeto hacia uno mismo y hacia los demás, de modo que sepan, en todo momento, las consecuencias que pueden sufrir si no hacen un uso adecuado. Internet debe ser un espacio de convivencia positiva donde se eviten situaciones conflictivas.

-Interesándonos y conociendo los contenidos que llaman su atención, les gustan e interesan, formándolos para que se conviertan en consumidores críticos y reflexivos.

-Informando y concienciando a nuestros hijos acerca de los peligros que puede comportarles un uso incorrecto de Internet y las redes sociales. El ciberacoso, el sexting o el grooming, son algunos ejemplos de peligros a los que los jóvenes cibernautas muchasveces deben enfrentarse.

-Pactando espacios y momentos libres de conexión de pantallas en casa. Las comidas y las celebraciones familiares deben realizarse sin estar presentes los dispositivos, además de que se debe evitar su uso antes de ir a la cama.

-Convirtiéndonos en el mejor ejemplo de uso de las pantallas que ellos puedan tener evitando que nos observen todo el día enganchados a nuestro portátil o teléfono móvil. El aprendizaje por imitación es la mejor manera de educar en un uso responsable.

No olvidemos que para nuestros hijos somos los mejores “influencers”.

-Ofreciéndoles planes totalmente diferentes a las pantallas: organizando una excursión a la naturaleza, practicando deportes o cocinando juntos, yendo al cine o a admirar una obra de teatro.

-Estando muy atentos de las posibles señales que nos pueden alertar que nuestros hijos están haciendo un uso abusivo de la tecnología: disminución de la comunicación familiar, progresivo aislamiento social, cambios bruscos de humor, apatía, desmotivación, incremento o pérdida de peso, cansancio o bajo rendimiento académico.

Mientras actuemos con conciencia, ¡los niños harán lo propio!