OSSWEBS Blog

Comparte en las redes

¿Quieres trabajar con nosotros?

Únete a nuestro equipo de Aliados Comerciales

Procusto, otro típico síndrome del mundo empresarial

En el síndrome de Procusto, los afectados son los subordinados, pero también la empresa para la cual trabajan.

Y es que el jefe o líder vive en un constante esfuerzo por tirar por la borda el trabajo de sus empleados más destacados.

¿Las causas? Pueden ser muchas: creer que son una amenaza para su posición, su misma personalidad o carácter, envidia, etc.

Y entre las consecuencias, se pueden mencionar un agudo y notable empeoramiento del clima laboral y una desviación de los objetivos principales, pues los trabajadores se ven obligados a esquivar los malos tratos, por llamarlo de alguna manera, del jefe, y a la vez, éste malgasta su tiempo en dirigirse de la peor forma a los subordinados más sobresalientes. 

Incluso, representa el(la) candidato(a) perfecto(a) para contribuir con la fuga de talentos de la empresa.

Ahora bien… Los Procustos pueden encontrarse en cualquier nivel de la jerarquía; ¡no hay distinción!

Por lo general, son difíciles de identificar, pues se especializan en ocultar sus verdaderas intenciones.

De hecho, no se garantiza que la prevención puede acabar completamente con el problema, pero es muy probable que lo limite de forma considerable.

El punto clave está en establecer los incentivos adecuados a través de los cuales el jefe/líder pueda medir los resultados beneficiosos gracias al comportamiento de sus empleados más destacados.